23.10.03

Viejas necias que acusáis al hombre sin razón

El más acérrimo feminista es el que no le da nada a la mujer
Dr. Lozano.

¿Quién es el sexo débil: el hombre o la mujer? Fisiológicamente está probado que la mujer tiene un mayor grado de tolerancia al dolor, vive más años, es la que tiene a los hijos, tiene menos riesgo de contraer enfermedades en general, e incluso su rango de coeficiente intelectual es en porcentaje mayor al de el hombre. Entonces, ¿porqué la mayoría de los cargos más importantes de las empresas, de los gobiernos, las personas que tienen más poder adquisitivo, las cabezas de las religiones e incluso escritores en México son en su mayoría miembros del sexo masculino?

Yo diría que es un problema de prejuicios. De prejuicios que ustedes, las mujeres se han puesto ante ustedes mismas. Lo que muchos hombres admiramos más en una mujer es que sea inteligente. El problema es que no siempre quieren verse listas. No me estoy refiriendo a ninguna persona en particular, pero ¿a quién no se le hace más fácil casarse con alguien rico y/o trabajador que sudar la gota gorda para tener el mismo status? Por ser mujeres es más fácil tener a alguien que te mantenga que superarse. Repito: no hablo de todas las mujeres, pero las que trabajan por superarse no son la regla sino la excepción, en todos los estratos sociales. Las muchachas de nuestras casas y nuestras propias madres, si es que trabajan, corren el riesgo de estar entre las mujeres que nunca pensaron en trabajar, lo hacen por no caer en el ocio, por necesidad, por el qué dirán… Las mujeres que trabajan porque quieren superarse a sí mismas haciendo lo que les guste, son de las que hemos oído hablar todos: Ana Guevara, J.K. Rowling, Isabel Allende, la directora de APAK, Rigoberta Menchú. En México, aunque es cierto que la discriminación sigue muy fuerte, también es cierto que muchas empresas prefieren mujeres en sus cargos, por muchas razones. Algunas de éstas malas, y otras buenas.

Las mujeres deben de ayudarse a hacer un mundo mejor, utilizando su capacidad al máximo y no estancándose en la mediocridad de vivr bien. Utilicen su potencial.

Para finalizar cabe mencionar que la mujer a fin de cuentas es una parte esencial de nuestra sociedad, sobre todo porque es más de la mitad de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario