30.10.07

Mexicano o Mexinaco

Tal vez nunca te lo has preguntado, pero tú podrías pertenecer a cualquiera de los dos grupos. Lo primero que hay que hacer, es definir qué es un mexicano y qué es un mexinaco.

Empecemos con el mexicano. Si vemos en el diccionario encontramos que es una persona que viene de México, y México es una nación.

Y a todo esto, ¿qué es una nación?

La nación no es ninguna cosa material. No es una raza, ni una sangre. No es un territorio, ni un idioma. No es nuestro pasado.

Ahora viene el choro de ¿qué es una nación? La nación es algo que comprende el pasado, el presente y el futuro; está por encima del tiempo; está por encima de las cosas materiales, naturales; por encima de los hechos y de los actos que realizamos.

Ahora bien, después de esta pequeña clase de sociología, ¿en qué consiste ese estilo propio de México y de lo mexicano? ¿Qué es la mexicaneidad? No es algo que se pueda definir. Entonces, ¿qué podemos hacer para conocerlo?

Lo mejor que podríamos hacer sería comenzar a tratar el estilo: sumergirnos durante largas semanas y meses en el estudio de la historia de México, recorrer el territorio mexicano, contemplar sus paisajes, visitar sus ciudades, sus pueblos, conversar con sus habitantes, admirar los cuadros que los mexicanos han pintado, las estatuas que han labrado y los edificios que han construido. Podríamos leer las obras de su literatura y de su ciencia, oír sus cantos y sus músicas, mirar sus bailes, admirar sus artesanías.

En resumen, convivir con todas la vida pasada y presente de México. Creo que después de todo eso sabríamos que es el estilo mexicano.

Lo malo es que tenemos muchas otras cosas que hacer y hasta ahora nadie paga por que alguien vaya de viaje a conocer, tal vez tengamos tiempo cuando nos jubilemos (si es que sobrevivimos). Entonces estamos donde comenzamos.

La respuesta está en buscar un símbolo. Ninguno de nosotros ha leído la Biblia, o Mi Lucha de Hitler, o El Quijote completamente, (bueno, tal vez alguien que no tenga nada que hacer) pero todos sabemos qué significa todo eso escrito en dichos libros al ver una cruz, una suástica o una figura del Quijote. Y esos son símbolos al igual que el corazón para el amor o la balanza para la justicia.

¿Cuál sería el símbolo de la mexicaneidad de hoy?

Alguien que sea un ser vivo, ya que los mexicanos estamos vivos. No puede ser alguien real totalmente, porque estaría imperfecto.

Tenemos una amplia variedad de mestizaje y cultura en nuestro país. Nuestro pasado tiene a la población indígena (aztecas, mayas, zapotecas, etc). Ellos veían al hombre como parte de su comunidad y que los dioses regían su vida. He allí por lo que se esforzaban tanto en hacerlos felices, lo que los llevaba incluso a petatearse por ellos (a dar su vida).

Luego llegaron (perdonen la expresión) los gachupines, los españoles. De ahí tenemos el idioma, la religión, y el arte. Los españoles venían con la cruz y con la espada, lo que mostraba su sacrificio y su lealtad al reino español. Además se combinó con lo que ya teníamos aquí.

Por último, hoy en día (voy a decir una palabra medio fea) todo está globalizado (ni tan fea). Y nuestros vecinos del norte y los europeos nos han influenciado en los medios y la moda. No podemos ignorar que también tenemos algo de esa cultura hoy en México.

Entonces, un mexicano es esforzado, sacrificado y leal a su país. Respeta a otros y vive en comunidad bien. Además de que está al tanto de lo que pasa a su alrededor y el mundo.

¿Y qué pasa con la gente que no cumple estos requisitos?

Después de largos y trabajosos años de esfuerzo de comportarnos de manera indecente, los mexicanos hemos creado un nuevo concepto: el del Mexinaco.

Este término no respeta posición social o económica. Es todo aquel típico mexicano que es fodongo al no estudiar o trabajar como debería, que es irrespetuoso con otros al manejar o caminar o hablar, que le vale su país al tirar basura o ser corrupto…

Hoy en día todo esto es muy común entre los que nos creemos mexicanos.

Pero eso no significa que estemos condenados a serlos, solamente hay que empezar a darnos cuenta en qué nos diferenciamos de los mexicanos reales.

¡Hay que ser auténticos mexicanos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario