2.9.07

Una llave que pudo ser maestra

Algo ha de tener esta llave. Algo por lo que dejó abierta la taquilla con 45 millones de dólares recaudados en Estados Unidos. Su maestría es lo que no queda claro.

Situada en la época actual, el filme narra la historia de una enfermera frustrada por cosas de la vida (Hudson) que va a cuidar en el sur de los Estados Unidos a un viejito que al parecer le dio una apoplejía (Sarsgaard: (Kingsey, El Hombre de la Máscara de Hierro)). La esposa del viejito (Rowlands: (Paris, yo te amo, Diario de una pasión)) es una mujer que esconde más de un secreto, que la curiosísima enfermera quiere develar por completo. Esto la vuelve más y más metiche y a la viejita más y más misteriosa.

La llave maestra entra en la historia cuando se la da la viejita a la enfermera (¿porqué le das algo así a la persona más curiosa del mundo?). La historia tan normal se vuelve de pronto envuelta en el hoodoo (o judu) una versión maléfica del vudú. De ahí parte el tema de que si es verdad o no todo el esoterismo, si es más sicológico que real, si afecta aunque no creas en él, etc.

De la comedia al horror. No es un brinco que muchas actrices dan fácilmente. Es más, no es uno que quieran dar. Pero para Kate Hudson, (Educando a Helen, Cómo perder a un hombre en 10 días) fue un pasito nada más. Creo que es lo más rescatable de lo que se ve en la pantalla. Es creíble, identificable y te hace sentir emociones.

En otros aspectos propondría que le cambiaran el nombre. ¿La Llave Maestra? Pudieron haber omitido la llave en toda la historia y no hubiera importado. Es más, hubiera ayudado para no confundir el verdadero tema (que si lo intentaron hacer, la verdad que chafa). “Judu” es un buen nombre. Y el desenlace de todo es bueno. No magnífico, pero bueno. Es inesperado por lo menos.

Por lo que resta de la película, es una pena que la hayan hecho (o que la hayan intentado hacer) thriller. Era un tema que podía llegar a causar un terror psicológico en la audiencia y hacer pensar verdaderamente en el tema de la película (el que si crees en lo paranormal te afecta y si no, no). Lástima que Softley, director y productor de la película, no siguió la recomendación de Ehren Kruger, el guionista: “quería hacer una historia no tradicional de fantasmas”.

Lástima que es un thriller, porque al parecer le buscaron mucho para “convertirla” en uno. Donde más se nota es en los sonidos estridentes para que saltes de tu asiento, aún cuando no hay tensión alguna en la pantalla. Es querer asustar de una manera muy burda. Repito: ojalá y hubieran trabajado más en el tema y menos en los efectos. Así no sería asustadora, sería aterradora.

Para la lástima de todos nosotros y más para los de “La Llave…”, lo que puede suceder con la brujería no aplica en el cine: si realmente crees que una película es buena, no necesariamente se vuelve buena.
Skeleton Key, Estados Unidos, 2005 Kate Hudson, Gena Rowlands, John Hurt, Peter Sarsgaard, Joy Bryant, Maxine Barnett. Director/Productor: Iain Softley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario