31.5.06

Perdido en Teca.

Sin rumbo. Tardé dos horas en llegar de la Anáhuac a la casa de un amigo en Tecamachalco. Después de preguntar a 4 polis, checar la Guía Roji 18 veces y hablar con mi amigo otras tantas, llegué. Cuando lo hice me pregunté ¿qué rayos hice para perder tanto tiempo en llegar? La distancia era corta, venía en un coche (que no es un Ferrari pero sí es rápido), la casa ni estaba escondida ni le faltaba el número ni nada. Un minuto después hallé la respuesta: no sabía a dónde tenía que ir.

Y es que sabía que la casa de mi amigo estaba por ahí, pero no sabía exactamente dónde. Mi misión era llegar, y lo logré, pero lo pude haber hecho ahorrándome 144 minutos, y eso era lo que me enojaba. 144 minutos perdidos. Pude haber visto mi telenovela, leer una revista, ir al baño, comerme unas papas y hasta adelantar mi tarea. Pero no. Decidí ir a casa de mi amigo y tardarme dos horas.

El problema ahora está en que no pude hacer nada de eso. Y todo por no tener claro a dónde tenía que ir. De pronto, descubrí que normalmente no sé a dónde voy. O mejor dicho sé a qué lugar quiero llegar, pero no hago todo por llegar. Quiero ser el mejor alumno, pero no estudio lo suficiente (pero mejor veo la novela). Quiero tener dinero para viajar por todo el mundo (pero mejor leo revistas). Quiero encaminarme a ser presidente de la nación (pero mejor me como unas papas). Quiero hacer ejercicio y ponerme en forma (pero me urge ir al baño).

No pienso que las cosas que hago normalmente están mal, pero sí creo que hasta ahora no me han ayudado a llegar a donde quiero. No pienso que sean tiempo desperdiciado, pero sí tiempo perdido. No diferencío las cosas urgentes de las importantes. Y me alarma. Me aterroriza porque no estoy avanzando, porque no me acerco a donde sueño estar. Y me estoy muriendo desde que nací. Todos lo hacemos.

La siguiente vez que salga a algún lado, primero voy a revisar a dónde quiero llegar. No voy a perder un momento más de tiempo en cosas poco importantes o urgentes. No quiero morir sin haber exprimido de mi vida cada segundo para realizar todo lo que anhelo.

Tenemos sólo un momento en la historia, nosotros decidimos qué hacer con él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario